influencers a mi

El Poder del Influencer

Chicos! Qué gusto volver a escribirles, la verdad que me la he pasado mejor que un grupo despechado de edecanes en Querétaro en una degustación de vinos, ya saben, plátique y plátique, tome y tome, pero lo mejor es hacer que me paguen por esto.

¿Cómo lo hice? Pues sabiendo que soy muy conocido y que todos mis amigos siguen muy de cerca lo que hago en mis redes sociales, comencé a vender mi presencia en los bares y antros, ofreciendo mis servicios de acarreo profesional de personas o así es como me gusta llamarlo a mi.

Seguro que hay personas que le podrían llamar de otra forma, como ser RP o incluso, tengo amigos en los departamentos de marketing de empresas chingonas que le llaman ser un Influencer, hágame el favor. Pero ya saben que yo soy bien barrio y le digo a las cosas como son, es un simple acto de llevar gente a los eventos caros, por lo que YO soy un prostituto, con todas sus letras y no me da pena admitirlo.

La verdad es que me da mucho orgullo ser un prostituto que en lugar de que le paguen por dar el cuerpo, lo que debo hacer es llevar más cuerpos a los eventos, es extremadamente sencillo. ¿Que cómo lo logré? De la forma más sencilla, simplemente estuve generando cada día más y más contenido en mis redes sociales, Facebook, Instagram, incluso Google+, sí, el patito feo de las redes sociales a mí sí me sirve para jalar gente y hacer que hagan lo que yo quiero.

Me da extremado gusto decir que mi trabajo el día de ahora es ir a los eventos, tomar como loco y por último fiestear como si no hubiera un mañana, Generalmente subo mis videos a las redes sociales y genero una cantidad de buzz enorme para que la gente decida venir, ¡es la onda!

Mis amigos ganan una noche de diversión, el bar gana por la cantidad de gente que traigo a tomar y yo gano por hacer lo más estúpido del mundo.