ortopedistasdf6

TALÓN DE AQUILES

 

Hola a todos ustedes mis machos bien machos.

Este fin de semana me ocurrió algo que me impactó mucho y quiero contárselo a todos ustedes para que sean conscientes que no importa cuán grandes sean de estatura o músculos, los humanos somos muy frágiles.

Imagínense, estoy en el parque comiendo un helado, riéndome con mi chica y al siguiente segundo estaba buscando ortopedistas en df en mi teléfono.

A mi no me pasó nada, ni a mi chica, por suerte… y digo por suerte porque por unos segundos de diferencia pudimos haber sido nosotros los que resultaríamos afectados.

Estábamos caminando de regreso al coche después de haber comprado un helado de limón, creo que el de ella era de cereza, en fin. Me tropecé con una pequeña grieta en el suelo y dos chavos que iban caminando atrás de nosotros nos rebasaron y al cruzar por un camino del parque que estaba a solo unos dos metros, pasó una bicicleta y ninguno de los tres se detuvo así que el ciclista los arrolló. Mi novia y yo corrimos a ayudarlos a levantarse y asegurarnos que estaban bien que para la mala suerte de uno de ellos, no estaba bien. Se dobló el tobillo muy feo, se le veía chueco pero sin pensarlo lo regresó a su lugar. Creo que la adrenalina lo ayudó con el dolor pero cuando intentó seguir caminando, se quejaba y cojeaba.

Había un ISSSTE a una media hora de trayecto pero encontré esta clínica Ortomédica que estaba cerca del parque donde estábamos y los acompañamos y bueno lo demás ya es otra historia. Lo que me importa decirles es que este chavo tenía un cuerpo muy trabajado. Tal vez hacía barras y gimnasio, puede verse fuerte pero el impacto fue en el tobillo, tal como Aquiles. En esta ocasión fue una bicicleta que iba despacio y aún así lo dejó sin caminar. Imagínense que hubiera sido un automóvil o una moto, las consecuencias pueden ser peores, no debemos de dejar la precaución de lado.

La moraleja de esta historia es “Cuidado que las bicicletas también atropellan”.